TU MIEDO A HABLAR EN PÚBLICO: ¿UNA FOBIA?

Tercera causa: fobia al ridículo o a las burlas.

Para empezar: NUNCA inicies la charla ofreciendo disculpas porque estás nervioso o no pudiste prepararte bien.

Tu público debe pensar que ha valido la pena invertir tiempo en ir a escucharte, que eres importante. TÚ debes transmitirles eso.

La fobia a hacer el ridículo se soluciona de dos maneras: a) conociendo muy bien tu material, ten en cuenta que SIEMPRE el orador sabe algo que su público desconoce, aunque sea una anécdota impactante que te enseñó tu abuela, señora que el público no tiene el gusto de tratar; b) tienes que entender que la mayoría de las personas proyecta sus propias fobias: es muy probable que el que se burle de ti no tenga el valor de hablar en público, a ése dile: “Muéstrame cómo hacerlo mejor”.

En mi país los sabios te dan este buen consejo: “Toma las cosas como de quien vienen”, no gastes energía en personas que no buscan ayudar a los demás, porque también se ha dicho: “el que no vive para servir, no sirve para vivir”.

De modo que la forma de dominar el material es dedicar tiempo a conocerlo y prepararte para eventuales imprevistos, por ejemplo:

  1. El día anterior date una vuelta por el lugar donde harás la presentación, para tener una idea de la cantidad de gente que habrá, cómo se sentará, dónde estarás tú, si hay buena acústica y luz.
  2. Chequea el equipo técnico y toma precauciones: si planeas presentar diapositivas o un video lleva tu propia notebook cargada, cables, fichas y adaptadores. Copia también el material en un pendrive o en un disco.
  3. Lleva notas BREVES escritas en tarjetas, numéralas y ponlas en una mesa cerca de donde estarás ubicado para acudir a ellas en caso de olvido, pues si llevas hojas sueltas siempre pueden mezclarse.

Lo harás así: tendrás preparada una anécdota relacionada para el caso de quedarte en blanco, y mientras la cuentas tranquilamente irás buscando en tus tarjetas la parte que olvidaste.

  1. Ensaya frente a gente de tu confianza, no frente a tu perrito, porque por mucho que te quiera no puede consejarte, ¿verdad?

Espero estar ayudándote, cuéntame de tus progresos. Sigue leyendo, el próximo artículo será sobre la cuarta causa de la fobia a hablar en público: los traumas.

Gracias.

Laura Tomattis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s