TU MIEDO A HABLAR EN PÚBLICO: ¿UNA FOBIA?

Cuarta causa: los traumas emocionales

 

Los traumas emocionales son monstruos que andan a nuestro alrededor asustándonos, limitándonos, paralizándonos.

Son las marcas profundas que quedan impresas en el subconsciente cuando se ha estado expuesto a maltratos que crearon patrones de pensamiento, es decir, si alguien a lo largo de tu vida te repitió y te repitió: “eres un tonto, todo lo haces mal”, “no sirves para nada, eres igual a tu padre”, “tú no hables, sólo sirves para el trabajo bruto”… tú fuiste programado para responder inconscientemente a esa patrón.

Por eso ves en ti reacciones, emociones y sentimientos que no te gustan, que con toda el alma quieres dejar, pero, no sabes por qué, vuelven una y otra vez, por ejemplo, la fobia a hablar en público.

La solución tú la conoces: si tu PC tiene Word instalado, tú puedes leer archivos de texto; pero si quieres mirar un video necesitas instalar otro programa, el anterior no te sirve. Del mismo modo, si a ti te programaron diciéndote que estabas defectuoso, también necesitas INSTALAR OTRO PROGRAMA en tu cerebro. ¿Cómo? A través de las técnicas de la autoprogramación:

Paso 1:

  1. Frente al espejo y señalándote con el dedo enérgicamente di:

“YO tengo todo lo necesario para producir cualquier resultado”.

“YO me estoy enfocando en desarrollarme como  un gran comunicador”.

“YO sí puedo”.

Repite 20 veces con convicción y entusiasmo durante 21 días. Acentúa en distintas palabras, así:

YO tengo todo lo necesario para producir cualquier resultado.

Yo TENGO todo lo necesario para producir cualquier resultado.

Yo tengo TODO lo necesario para producir cualquier resultado, etc.

Puedes grabar las frases en mp3 y escucharlas a lo largo del día, cuantas más veces, mejor.

Paso 2:

Si alguien te dañó y causó marcas profundas y dolorosas en tu alma, debes tomar una decisión difícil pero crucial: debes perdonarla. ¿Por qué?

Según la neuropsiquiatría el cerebro produce químicos con cada emoción que sentimos; si ésta es positiva, secretamos endorfinas que nos brindan bienestar y alivian el dolor. Pero si es negativa secretamos tóxicos que circulan por nuestro cuerpo y nos enferman.

No se trata de que los que te dañaron merezcan o no tu perdón, se trata de TU bienestar.

Déjame tus comentarios y dime qué piensas. No te pierdas el próximo artículo: el origen genético del miedo a hablar en público.

Gracias.

Laura Tomattis.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s